Los gatos y el invierno.

A los gatos no les gusta el frío y durante los meses invernales comen más para calentarse. Pero ojo con la Navidad…

Nutrición para gatos 

Frioleros.

Los gatos no se llevan muy bien con las bajas temperaturas, y ya no digamos los gatos viejos y los cachorros. Para los gatos, el invierno significa descansar más de lo habitual. En efecto, acostumbran a salir solo para dar un paseo brevísimo y así aumentan el grosor del pelaje para favorecer el mantenimiento de la temperatura corporal.

Prefieren pasar la mayor parte del tiempo al calor de tus brazos o de una funda nórdica, un radiador o una estufa. ¿Y el sueño? En abundancia, no te preocupes.

Y otra cosa que los reconforta: la comida.

Un alimento nutricionalmente completo es fundamental en el período invernal. Los micronutrientes, como los minerales y las vitaminas, favorecen su bienestar natural. Elige un alimento que sea completo y equilibrado, pero también apetitoso y tentador. A la hora de elegir la comida, Schesir te ayuda con carnes y pescados de óptima calidad.

En Navidad no puedes…

… darle todo lo que quieres. Durante las fiestas, todos nos concedemos algún que otro caprichito, pero esto no vale para tu mascota.

  • Huesecitos de pollo, conejo y espinas.Vigilad que vuestros invitados imprudentes no le den nada de esto, pues podría provocarle problemas de deglución.
  • Chocolate y dulces. Mejor los dejas en los calcetines; no se los des a tu gato porque pueden ser peligrosos para su salud.
  • Uvas y pasas. Que sea fruta natural o confitada, para los gatos es lo mismo. ¡Prohibidas!
  • Las sobras. Continúa dándole las raciones de comida que le das durante el resto del año. Todo lo que le des en exceso no contribuye a su bienestar, aunque las sobras de tu almuerzo o cena sean de carne o pescado.

El invierno es una estación delicada para tu felino, pero solo debes recordar estos consejos para que la cosa sea pan comido.