¿Cambia el invierno la alimentación del perro?

En invierno, gestiona bien la comida de tu mascota y ten presentes algunos buenos consejos para la Navidad.

Nutrición para perros

Cambios durante la estación más fría.

Las bajas temperaturas de los meses invernales hacen que nos castañeen los dientes, y lo mismo les ocurre a nuestros perros. Entre los 15 °C y los 25 °C podemos delimitar la zona de confort térmico, en la cual los perros no deben defenderse ni del frío ni del calor. Por debajo de los 15 °C, sobre todo los perros que pasan mucho tiempo en el exterior, aumentan el grosor del pelaje y del panículo adiposo, para defenderse del frío.

La mejor defensa es la comida.

Una alimentación completa y equilibrada es lo que hace falta para que nuestro perro pase un inverno apacible. Cuando la temperatura baja, la necesidad calórica es mayor y debe aumentarse la ración diaria. En este sentido, los productos húmedos Schesir son una seguridad. Solo ingredientes naturales y materias primeras de calidad. También las croquetas Schesir representan una fuente importantísima de energía. Si la comida es completa, no hace falta nada más.

Cuidado con las fiestas navideñas.

Durante las Navidades preparamos nuestras mesas con manjares diversos que a veces queremos compartir nuestros perros. Se trata de una debilidad que no podemos permitirnos, puesto que algunos alimentos no son aptos para nuestros amigos.

Estas son algunas exquisiteces que deben mantenerse lejos de los perros:

  • Azúcar y golosinas. Estas son las primeras de la lista, por supuesto. Los animales, por naturaleza, no comen dulces, y los perros no son ninguna excepción. Si los comen, nuestros amigos pueden tener problemas dentales, aumento de peso y diabetes. Y tampoco hay que darles de esos “sin azúcar”, pues contienen xilitol.

  • Chocolate negro. No te dejes engañar por el bajo contenido en azúcares. El chocolate, de cualquier clase, y también el cacao, están prohibidos.

  • Huesos y huesecitos. Nada de chuletas de cerdo, huesos de pollo o de conejo para tu mascota. ¿Por qué? Pueden romperse fácilmente y volverse cortantes. Los únicos huesos permitidos son la cabeza del fémur o la rodilla de bovino, hervidas. Son esponjosos y, si se rompen, no forman esquirlas puntiagudas.

  • Uvas, pasas y aperitivos salados Estos caprichos deben mantenerse fuera del alcance de nuestras mascotas. Igual que los dulces, representan un riesgo para la salud.

Así que, tú y tu inseparable amigo de cuatro patas, estad preparados para la llegada del invierno.